Preocupada por la alta cifra en recursos económicos que representa  la atención a la población venezolana que se encuentra en la ciudad de Barranquilla, así se encuentra la directora de  Mired IPS, Martha Rodríguez, pues desconoce quién asumirá el pago por dicha atención en los diferentes centros asistenciales del distrito.

“Así como el gobierno está ayudando todo lo pertinente con la ayuda en la frontera, esperamos que el Estado mire hacia las IPS que hoy soportan todas estas atenciones a los migrantes del vecino país”. Sostuvo, Rodríguez.

Mensualmente Mired  factura  en promedio 1.000 millones de pesos, lo que ha dejado una cartera de $13 mil millones en atención a esta población.

“La red hospitalaria no estaba preparada para atender diariamente la llegada masiva de los migrantes venezolanos en las instituciones de salud, lo que hoy tienen en los hospitales unas 70 personas que requieren servicio de alto costo y las que mayor atención requieren son las mujeres embarazadas”. Señaló, la directora de Mired.

Martha Rodríguez, indicó que Mired IPS, corresponde con atención especializada a los migrantes venezolanos, que presentan patologías crónicas, debido a  que no cuentan con familiares en la capital del Atlántico.

La grave denuncia fue realizada por, Ricardo Núñez, director del voluntariado de Venezuela,quien manifestó   que el dinero donado desde la comunidad internacional a Colombia, como apoyo humanitario a los ciudadanos provenientes de ese país, no está llegando a los afectados.

En diálogo con RCN RadioNúñez señaló que “la ayuda internacional,los miles de dólares quehan sido donados para la atención a migrantes se han mal utilizado”.

El líder venezolano denunció que estos dineros “han ido a parar a manos de corruptos, tanto de izquierda como de derecha, que han creado fundaciones fantasma”.

El director del voluntariado cuestionó el destino que ha tomado la ayuda humanitaria de la comunidad internacional proveniente de países como Estados Unidos, Canadá, España, entre otros. “¿Dónde está el dinero? Hay tantas fundaciones de maletín a las que les han dado dinero y lo que han hecho (en el caso del refugio de Engativá) es que le reparte un juguito y un ponquesito, y le toman una foto, un videoy dicen que han venido 100 veces y nada más han venido una vez a darle alguna cosita”. Señaló, Núñez