El delantero Kevin-Prince Boateng aseguró en su presentación como nuevo jugador del Barcelona que, pese a que llega al conjunto azulgrana como cedido, su objetivo es «jugar bien» en su nuevo club para poder «firmar por más años».

El Barça ha pagado 1 millón de euros al Sassuolo italiano por la cesión de Boateng hasta final de temporada, con una opción de compra de 8 millones que el jugador germano-ghanés confía en que se haga efectiva.

El nuevo refuerzo del Barcelona estuvo acompañado en la rueda de prensa del vicepresidente deportivo, Jordi Mestre, y del secretario técnico, Eric Abidal, quien explicó cómo se gestó el fichaje tras el traspaso de Munir el Haddadi al Sevilla después de que éste se negara a renovar su contrato.

El germano-ghanés puso fin a la polèmica de su conocida preferencia por el Real Madrid y Cristiano Ronaldo con una respuesta que sorprendiò a la prensa.

«Soy jugador del Barcelona. El mejor jugador del mundo y de todos los mundos es Messi, tal como lo ha demostrado en los últimos diez años. Gracias y hasta luego», sentenciò el jugador.