Ariana Belén, la carta de presentación del patinaje hondureño en Barranquilla 2018

0
41

Con tan solo 13 años, Ariana Belén Negreira Puerto corrió por Honduras en patinaje de velocidad, siendo la única de su país en la rama femenina y una de las competidoras más jóvenes de los XXIII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe.

Nació en una familia de deportistas. Su padre, Patricio Miguel Negreira, es un exfutbolista argentino nacionalizado en Honduras, quien hoy se desempeña como preparador físico. Él es una de sus mayores fuentes de inspiración para alcanzar sus sueños. “Mi papá influyó bastante para empezar en el deporte, porque además de mi papá, mi abuelo (paterno) fue basquetbolista, entonces ya el deporte viene en la sangre”, dijo.

Desde los ocho años es una apasionada por el deporte, aunque su inclinación por el patinaje surgió junto a su hermana menor, Valeria. Apoyadas por su mamá, Waleska Puerto, las hermanas Negreira Puerto se adentraron en él.

El amor por estar sobre ruedas no tardó en llegar. Lo que comenzó con una clase escolar, se ha convertido en la pasión que la mueve día a día. La seguridad que siente cuando corre en sus patines, no tiene comparación.

“Estando con mis patines es un lugar donde nadie más puede estar, soy yo y los patines. Con ellos me siento segura”, afirmó con una amplia sonrisa en su rostro.

Con mentalidad positiva y una meta trazada, Ariana inicia su carrera de patinaje enfocándose en los objetivos por alcanzar y el esfuerzo y disciplina que debe tener para conseguirlos.

Ser patinadora le ha dificultado su vida académica; sin embargo, la comprometida estudiante de noveno grado espera cumplir con ambas actividades. “Tuve que aprender a tener tiempo para unas cosas y para otras no”, confesó.

Estando en Colombia, potencia mundial del patinaje de carreras, Ariana Belén destaca el arduo trabajo realizado por los velocistas del país cafetero, por quienes siente una gran admiración. Espera que a futuro su esfuerzo se vea reconocido con medallas que engrandezcan a Honduras en el mundo del patinaje.

Barranquilla 2018 marca la vida de Ariana Negreira por ser el primer evento internacional en el que participa, experiencia que sin duda quedará en su memoria para toda la vida.

Aunque no se colgó una presea, ya es una ganadora, porque fue la escogida para portar los colores de su bandera en el patinódromo Álex Cujavante de Barranquilla, gran logro para su crecimiento personal y profesional.

Espera que este sea el inicio de una gran carrera, que muy pronto le permita estar en unos Panamericanos y en un mundial de patinaje.

No hay comentarios

Dejar respuesta