Caribe la primera Región adaptada al cambio clìmatico

0
28
DCIM100MEDIADJI_0005.JPG

El sur del Atlántico ya cuenta con un terraplén de 34 kilómetros que fue construido para la mitigación del riesgo de inundaciones. El gobernador Eduardo Verano De la Rosa sobrevoló la zona donde se ejecutaron estas obras, en las que la Nación invirtió cerca de $100.000 millones.

Verano hizo este viernes el recorrido, en helicóptero y por tierra, junto al gerente del Fondo Adaptación, Iván Mustafá, y el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay. Allí, se pudo apreciar la magnitud de este gran proyecto que incluyó trabajos en jurisdicción de ambos departamentos.

Verano destacó el trabajo en equipo que se hizo con su homólogo de Bolívar para que estas obras llegaran a un feliz término y se viera reflejado en el bienestar de la comunidad.

“Estamos felices de ver que ya finalizó la construcción de esta megaobra que, sin lugar a dudas, es la más importante que se ha hecho en el sur del Atlántico. Es algo descomunal: un terraplén de un millón de metros cúbicos de relleno”, expresó el gobernador del Atlántico.

El mandatario afirmó que se utilizaron 160 volquetas diarias para transportar todo el material que se requería. Además, envió un mensaje a la comunidad para la preservación de este importante trabajo: “Debemos cuidarlo, no se puede partir ni sembrar nada que pueda poner en riesgo las obras”.

El gerente del Fondo Adaptación destacó que esta es una obra que traerá beneficios para el Atlántico y Bolívar, en especial para las poblaciones que están a la orilla del Canal del Dique. “Esta es la primera región del país adaptada al cambio climático, protegida contra inundaciones”, enfatizó Mustafá.

El funcionario del Gobierno nacional enfatizó en que le cumplieron al país y a la Región al entregar, en 12 cascos urbanos y 2 tramos viales, todas las obras de protección. “Esto permitirá a las poblaciones seguir avanzando, construyendo,  creciendo, sin el riesgo de inundación”.

El gobernador Turbay afirmó estar tranquilo con la ejecución de este importante proyecto. “Los cascos urbanos que corrían riesgo de inundaciones en Bolívar ya se encuentran totalmente protegidos y adaptados al cambio climático”.

El mandatario señaló que son más de 200.000 bolivarenses los que se benefician con la construcción de este gran proyecto.

OBRAS EN ATLÁNTICO

En Atlántico, la megaobra del terraplén tiene 34 kilómetros y fue gestionada por la Gobernación Los trabajos se dividieron en dos tramos: Calamar-Santa Lucía y Santa Lucía Villa Rosa; además, se hizo un contrato de reforzamiento especial en los sectores de Caño Tabaco, Caño Arenas y Boquitas y la protección de Santa Lucía. Su función principal es proteger la vía posibles filtraciones y rupturas del Canal del Dique.

En el primer tramo se hizo la protección de la vía-dique que tiene 7 metros de ancho. El trabajo consistió en reforzar el dique existente contra erosión interna y en la estabilización de taludes. Se hizo un relleno con arena de dragado en el lado seco del dique existente y revegetalización de los sectores intervenidos.

Las obras del tramo Calamar- Santa Lucía fueron ejecutadas por la sociedad Latinoamericana de Construcciones S.A. (Latinco S.A.), cuyo representante legal es Sergio Humberto Ramírez Arroyave.

El tramo Santa Lucía-Villa Rosa fue construido por el consorcio Vías Canal del Dique, integrado por las firmas KMA Construcciones y Construcciones e Inversiones Beta S.A.S.

El gerente del Fondo Adaptación, Iván Mustafá, ha manifestado en reiteradas ocasiones su expectativa porque, con este proyecto, las inundaciones en el sur del Atlántico y en Bolívar pasen a la historia y no afecten más a las comunidades aledañas.

El proyecto incluyó otra fase que fue la protección del casco urbano de Santa Lucía. Allí se instalaron 1.500 metros de colchacreto, obra que estuvo a cargo de A Construir S.A.

OBRAS EN BOLÍVAR

El Fondo Adaptación también entregó al 100 % la construcción de obras preventivas para control de inundaciones en el corregimiento de Las Piedras, San Estanislao de Kostka, en Bolívar.

En esta obra se invirtieron aproximadamente $5.200 millones que sirvieron para la construcción de 793 metros lineales de dique nuevo y revegetalización de los sectores intervenidos.

Según Iván Mustafá, el dique de protección que se encontraba anteriormente estaba en mal estado y en algunos tramos no contaba con las secciones mínimas establecidas. “Hoy ya se cuenta con una estructura diseñada para un periodo de retorno de 100 años”.

En San Estanislao, el Gobierno nacional también entregó obras por $9.500 millones. Allí se ejecutaron 2.550 metros lineales de reforzamiento de dique y 430 metros lineales de dique nuevo.

En jurisdicción de Soplaviento se invirtieron cerca de $27.600 millones para la intervención de 5.534 metros lineales de reforzamiento de dique y 2.557 metros lineales de dique nuevo.

En Evitar, corregimiento de Mahates, se cumplió con la construcción de obras para control de inundación, en 1.766 metros lineales de dique, con una inversión de $4.800 millones. En la cabecera municipal, se hicieron obras de construcción de dique en 2.250 metros, por otros $4.300 millones.

Adicionamiento, cerca de 5.600 habitantes del municipio de San Cristóbal se beneficiaron con la construcción de 3.860 metros lineales de dique, en los que se invirtieron $21.700 millones más.

Por último, para este mismo tipo de obras en Calamar, en un tramo de 1.250 m, se destinaron $ 2.300 millones.

El Fondo Adaptación ha dejado a las Corporaciones Autónomas Regionales y a las Alcaldías un plan de mantenimiento de estos trabajos para que lo desarrollen de manera permanente, de forma que puedan permanecer durante largo tiempo y proteger a toda la comunidad.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta