¡Seguridad, Muy Mal! Ciudad Educadora

0
66

Por: Rafael Sánchez Anillo

Barranquilla, ciudad con un crecimiento empresarial e infraestructura excelente, y considerada una de las ciudades más atractiva para la inversión y un buen vivir, pero con una gran  deuda social de las autoridades con los sectores marginados, lo cual se refleja en cifras   de homicidios, atracos, fleteos, violencia,  asalto , abandono, un microtráfico que hoy convive en los centros educativos, parques , barrios y avenidas; de la misma manera , lo más degradante, agentes de la  policía vinculados a procesos de corrupción, sin que se investigue y castigue. Y por otro lado, la persecución de la policía de tránsito a los conductores de motos, vehículos públicos y privados, a toda hora para cumplir, como se comenta, con la cuota diaria de comparendos, mientras la ciudadanía se combate de manera particular o con sus propias manos de la delincuencias, situación que ha traído como consecuencias muertes y golpizas a delincuentes por parte de la comunidad, motos y vehículos quemados , como reacción a tanta inseguridad, por inoperancia y  abandono de la policía nacional, sin embargo hay que reconocer su labor y compromiso en algunos casos.

Se agudiza la situación de seguridad y tranquilidad ciudadana, en nuestra querida Barranquilla, desde todos los rincones, con gran sentimiento se manifiesta, sin distingo de estrato y condición social y política, referente a la situación que se vive actualmente en la ciudad en materia de seguridad. Lo cierto es, no hay propuesta de solución de parte de los mandatarios de Barranquilla y su Área  Metropolitana, como jefes de policía. Lo único que se conoce es en  uno de los cuadrantes de estratos privilegiados de la ciudad, donde se restringe el parrillero masculino, y se garantiza una verdadera seguridad a través de un gran número de agentes y cámaras de seguridad, ha sido vulnerado por la delincuencia,  y los asaltos a viviendas es tan común en personalidades como: senadores, representantes a la cámara, diputados, concejales, empresarios e industriales y ciudadanos comunes.

Por otro lado, el plan de seguridad, denominado “policía del cuadrante” no arroja los mejores resultados y a espera que se  evalué seriamente el actual  o proponer otro plan que garantice la seguridad de todos los ciudadanos, de lo contrario, estaremos sin garantías ni resultados esperados por la ciudadanía. Sin embargo, la militarización de los barrios,  era suficiente para que los ciudadanos disfrutaran de la seguridad, situación incumplida por el primer mandatario en sus 29 meses de mandato.

Uno de los ingrediente para buscar solución a dicha problemática de inseguridad, es revisar el Índice de Progreso Social 2016,dado a conocer  por “Barranquilla Como Vamos”  en asocio con Entidades Internacionales, las cuales no son muy halagadores para nuestra urbe, por ejemplo: Barranquilla se encuentra clasificada con un Índice de Progreso  Social Medio-Bajo, la tasa de mortalidad infantil es mayor ante la mayoría de las grandes capitales, las madres tienen dos veces más probabilidades de morir que otras de las grandes capitales, los servicios públicos son ineficientes especialmente en energía eléctrica, la tasa de homicidios es la más alta del país y una de la más altas de América latina, el empleo depende de la informalidad en un 60%, retroceso en libertades personales, etc…Argumentos esenciales y necesario para encontrarnos en el 8º puesto a nivel nacional, entre las 10º mejores ciudades capitales de Colombia.

Pero, la gente opina que el Progreso Social de nuestra ciudad se ha planificado desde la base de la infraestructura en grandes obras, como: corredor portuario, avenida el Rio, Centro de Convenciones y del Caribe, parques, canalización de arroyos, construcción de escenarios deportivos, los cuales presenta un avance significativo; sin embargo, en la inversión social para desterrar la pobreza y miseria (hambre, desempleo, educación, políticas públicas en deporte, cultura, discapacidad, adulto mayor, microtráfico, abandono en mujer y juventud) es poco lo que se ha invertido, situación que aflora ante los estados de inseguridad de nuestra ciudad. No obstante, se evalúa la gestión de nuestros gobernantes como la mejor del país pero la realidad de los “Sures” es de muerte, droga y delincuencia en la mayoría de sus habitantes, sin garantía de un bienestar a los niñ@s, jóvenes y a los que están por nacer. Esperamos reflexiones ciudadanas para construir la ciudad para todos y no para unos pocos.

Cualquier aporte o crítica, enviar a: rafaelsanchezanillo@hotmail.com

 

No hay comentarios

Dejar respuesta